CRÓNICA PATEADA 224

Penalba (Ourense) 20/05/2017

Esta fue una pateada un poco accidentada. Se sale tarde por culpa de un conductor, demasiado dependiente del Tom Tom y algo se le pega. Creyendo que sólo él va en la dirección correcta, cambia la dirección para reconducirse, pero como los demás son muchos, no le queda más remedio que seguirlos. A la llegada al punto de encuentro tarde, el congostreño que se había quedado a esperar por los tardones ya estaba desesperado. Guiado por los nervios, abronca al conductor tardón y le da dos palos. El conductor tardón, admitiendo su responsabilidad, abre el maletero para coger la mochila y guardar los palos, que se había olvidado en el otro coche la pateada anterior. Además de tardón, despistado.

Casi arrastrados de las orejas, comienzan a subir por un bonito sendero pero demasiado inclinado para los primeros pasos. El que se siente responsable de la tardanza, sube como si no le costase nada, dejando a los demás atrás. A poca distancia estaba el grueso de la tropa esperando. No lo hacían por solidaridad, sino porque había un cruce y dudaban de por dónde seguir. El que se había quedado a esperar a los tardones, era quién sabía el camino.

El sendero era bonito y la vegetación crecida hacía presagiar que no estaba muy transitado; sin embargo algunos puntos estaban recién limpios para hacer destacar las antiguas construcciones comunales, como los lavaderos. Limpios de vegetación se notaba que había muchos años que no se usaban.

La ruta estaba muy bien señalizada con carteles de madera donde figuraba “RUTA”, unas líneas blanca y verde con la dirección y unas huellas de botas en miniatura de color blanco.

Había tres rutas que teníamos la intención de entremezclar, pero dado el percance del retraso, y la poca disponibilidad de algunos… nos quedamos con dos.

Principalmente nos quedamos con la del contrabando, haciendo incursiones en la del Farricoque. La primera lleva el nombre por coincidir con la ruta que se seguía para ir a Portugal a comprar harina y revenderla en España en los tiempos de la posguerra. La segunda lo tomaba por la abundancia de los farricoques en ese lugar.

Los farricoques, también se conoce en otros lugares por: campanillas, tróqueles, estalos, deladeras… son unas plantas con flores acampanadas con varias utilidades principales: se utilizan para medicamentos del corazón (¡cuidado! es muy venenosa) y como no, de toda la vida, duendes y hadas la han utilizado de sombrero. En la infancia, ¿quién no ha pillado una campanilla, le tapaba la entrada y la golpeaba contra la palma de la mano para que explotase haciendo ruido y asustar al compañero? Lo gracioso era cuando pillabas una abeja dentro y el que se asustaba eras tú… Las niñas metían los dedos dentro y jugaban a que tenían las uñas pintadas. La infancia y la falta de recursos, es lo que tiene, agudiza el ingenio.
Tambíen se hizo un pequeño tramo de las tercera ruta, La de Maquino Largaño, que significa «camino largo» en barallete, la jerga gremial de los antiguos paragüeros y afiladores. Esta era tierra de afiladores y encontramos algún tributo a dicho gremio. 

Pasamos por Sobrado sobre las doce y veinte, en dirección al Mirador da Lampa. Después de mirar el paisaje y las vistas sobre el Miño, nos tomamos el plátano. Salimos casi atragantados, alguno con la boca llena se ponía la mochila y salía pintado para no perder al grupo.
Pasamos por o Penedo do Trigo sin pararnos a verlo, ocurre lo mismo con o Penedo Rufino. La próxima parada fue delante de un espantapájaros creado con una cruz de palo clavada en el suelo y un saco vestido, por cabeza un cojín de paja y un sombrero caído. Era la referencia para Pedra Longa. Se trata de un peñasco en forma de garrote como  As de Bastos enterrado por la parte más estrecha. Dada la fragilidad aparente, tres congostreños intentaron empujarlo simulando que querían tirarlo, pero sin éxito.


El siguiente punto para visitar era el Castro da Moura, un castro que no era un castro como los conocemos, sino una montaña llena de rocas situadas por puro azar. No disponía de restos de civilización antigua, pero sí de preciosas vistas.

En un momento dado, se presenta una vista digna de fotografiar y una congostreña le dice a su compañera: cógeme de aquí el móvil que no le llego, indicando la dirección con la mirada. Los congostreños que iban delante, oyen que la compañera le dice: ¡¡pero no te muevas, coño, que se te cuela por la raja y no le llego!!

Los congostreños que iban delante, giran la cabeza para comprobar si habían oído bien. Efectivamente habían oído bien. Alguna congostreña que quiere mucho a su móvil, lo guarda en la mochila lo que le da difícil acceso y al mover la mochila se introducía por una abertura hasta el fondo y no era fácil alcanzarlo.

En el camino hasta Vidueco, se nos presentan una montañitas en una planicie repleta de hierba, se trata de las mámoas das Cabanas ou de Moura, tampoco nos paramos a verlas, ni paramos en Biduedo, estaba en un estado ruinoso, aunque alguna casa la estaban reconstruyendo. Parece ser que el nombre se lo debe a los bosques de abedules o bidueiros.

La siguiente población era Paradela y después el Monasteiro de Santo Estevo. Ya llevaba tiempo oyéndose que había hambre, así que a las tres en punto nos sentamos en un murito cerca del aparcamiento para papear los bocatas. No visitamos el interior del monasterio pero sí la cafetería y sus baños.

La subida fue un poco pesada, el bocata fermentaba y se llevaba la mitad de la fuerza. El firme cimentado no ilusionaba, pero al llegar a la zona arbolada el ánimo cambia, las fuerzas no, pero se sube más animado. Con razón al camino siguiente se le llamó “Camiño da Amargura”. El camino de la amargura nos llevaba hasta el mirador del Castro. Desde este mirador, nos recreamos con las vistas y hacemos fotos de grupo con el monasterio al fondo. 

El sendero se nos llena de agua, no podemos pasar, pero alguien encuentra una ruta alternativa bordeando el camino. Solo hay que subir un pequeño muro de piedras y continuar por la zona de fuera del muro unos metros hasta encontrar zona seca. Parece fácil, pero en un tramo de vegetación enraizada, algunos dan unos traspiés, así que una congostreña que venía por segunda vez, consideró que aquello merecía una buena caída, y se cayó, nada vistoso, no grave, pero queda anotada para un posible concurso de caídas.

Nos paramos en un pueblecito para reagruparnos, Pombar, creo que era. Una congostreña pregunta, al único vecino que vimos, por la existencia de una fuente, éste la acompaña casi a las afueras del pueblo para indicarle con el índice justo a un metro de distancia. Su mujer, que había quedado sola, veía con recelo la situación. Pasaron ya muchos años el tener motivos de qué preocuparse para empezar ahora. Con una indicación directa ya bastaba, no hacía falta llevársela hasta allí. Una  vez encontrada agua fresca, otros se aprovecharon para rellenar.

Seguimos hasta conectar otra vez con el camino del contrabando por los alrededores de Luintra. A la salida, nos encontramos con unos caballitos que se mostraban cariñosos. Algunos se hicieron fotos con los animalitos.

Sobre las seis de la tarde, estábamos bajando por la zona de los molinos. Una rueda de molino estaba pegada en una gran roca, justo al lado del cartel que lo anunciaba. Hubo quién intentó llevarse la rueda para hacer un pin o un llavero, pero había prisa y no quiso pararse.

En el descenso de la zona de los molinos, había un letrero que indicaba “A SERPE”, intentamos encontrarla buscando con un palo entre las hojas, pero se trataba de un saliente enorme de una roca en la que el liquen dibujaba la cara de una serpiente.

También había un letrero clavado en un árbol que no presentaba ninguna característica. El letrero decía “ABRAZA O TEU ARBORE”. No vamos a entrar en si está bien o mal, lo cierto es que alguna congostreña se abrazó para la foto.

Las fotos traen algún disgusto a los forofos. Descuidan la seguridad en aras de una mejor foto. En este caso hay alguna congostreña que hace fotos que no muchos ven como posibles. En una de estas sesiones, después de una sonrisa de satisfacción por la foto, ve a su alrededor y no ve a nadie. Pasaron unos minutos de incertidumbre antes de que viese a otra persona que la buscaba.

Unos llegaron a los coches por el mismo sendero por donde se comenzó, por lo que se perdieron la casita del árbol. La casita que cualquier niño de diez años estaría orgulloso de tener.

Las cervezas las tomamos en el Remanso dos Patos. Tuvimos que desplazar al grupo anterior que habían acabado con las cervezas frías. En vez de una cerveza teníamos que tomar dos pequeñitas.


Después de los abrazos, besos y despedidas…
Desde aquí… cada mochuelo a su olivo,


Hasta la próxima , agur !

CRÓNICA SALIDA 223

Picos de Europa ( Asturias - León) del  28/04  al  01/05/2017

Día 28/04/2017. Llegamos justos para la cena, la idea era que cada uno cenase por su cuenta porque las horas de llegada serían dispares, pero como coincidimos casi todos, cenamos en grupo.

Durante la cena se comentan anécdotas y alguna importante: a uno de los congostreños que conducía el coche de “la nueva”, lo pararon en un control de tráfico. Cuando se acerca el policía y le pregunta: ¿Ha bebido? El congostreño, que es un profesional de la carretera y se las sabe todas, contesta: Sí, deja unos segundos para que la información fuese procesada por el policía sorprendido por la sinceridad, y añade… y tomé un bocadillo. El policía hace un gesto de sorpresa y le dice: siga. El policía debió pensar: ¡Ah coño!  Entonces vas a llenarme de migas el medidor, pues pirando…

Moraleja: si te paran en un control de alcoholemia y has bebido, acuérdate de añadir “y tofé un focadillo” farfullando y salpicando de migas la cara del agente.


Día 29/04/2017 Urriellu.

Nos levantamos temprano. La pateada del día fue cambiada por cuestiones climatológicas. Nos dirigimos a Poncebos,  principio de la muy conocida senda del Cares,  entre otras rutas,  pero nosotros optamos por la mas dura. El Urriellu, mas conocido por el Naranjo de Bulnes.

Sobre las diez, tomamos la ruta del Urriellu desde el Puente del Zardo y comenzamos la competición con las cabras. Subimos durante una hora y hacemos la primera parada para ventilar. Quince minutos más tarde llegamos a la Villa de Bulnes. Este pueblecito está compuesto por dos bares y alguna casita. Los bares ya contaban con nutrida clientela.

Desde este punto, el grupo se divide. Los titanes (1)  van por la vía más dura, los mortales por el sendero original. Durante algún rato se van saludando a lo lejos los miembros de los dos grupos con gritos montunos.

Un tal Bano, debía tener una panadería y un letrero aconsejaba ir por allí. En el letrero se leía: PANDÉBANO (1h.15min.) Durante la subida, unas vacas nos cortan el paso y después de unos intentos se apartan y nos muestran sus culos con indiferencia.

Con el Picu en horizonte seguimos subiendo y resoplando hasta llegar a una campa con unas bucólicas casitas sobre un prado en desnivel y unas vacas adaptadas,  es la majada de La Tenerosa. Nos tomamos el plátano y reponemos agua en la fuente de una casita para continuar subiendo. En la parte más alta de la campa, nos reagrupamos al abrigo de los muros de una ruinosa casita. Creíamos que estaba deshabitada pero más tarde supimos que no era así. Unas sospechosas manchitas saltarinas la habitaban.

Continuamos hacia el Urriellu sin la intención de reagrupar, cada uno iba subiendo según sus fuerzas hasta llegar a la hora de regreso. No se puede quedar en la montaña hasta tarde porque puede complicarse la bajada.

Dos congostreños que habían quedado con los mortales, se suben a una moto virtual y van desapareciendo en el horizonte, los demás se reparten entre los que se quedan y los que caminan hasta dónde puedan.

El camino se va haciendo cada vez más duro, frío y nevado. Los de la moto llegan al refugio sobre las tres menos cuarto. Uno se queda a la espera de los titanes y el otro baja para ir reagrupando y bajando con los rezagados, pero a los pocos minutos aparece una pareja de fortachonas que también querían hacer cumbre. El resto había desistido.

De los titanes  supimos que la subida era más dura de lo que habían pensado. Subían unos metros, apoyaban las manos en las rodillas y miraban al suelo. No buscaban nada, estaban cogiendo aire. Me pareció entender que el que iba delante debía tener una pila en mal estado y le dio un calambre mientras abría camino en la nieve de una ladera. La única congostreña que los acompañaba, tenía pilas nuevas y continuó la labor.

Una vez reagrupados en el refugio de Urriellu, los de las dos subidas, felicitan y toman sustento para reponerse. Antes de bajar, se hacen fotos conmemorativas de la subida.

El retorno es más rápido, pero no menos costoso. Las piernas van por su cuenta y las botas también. Algunos bajan con las botas, otros con el culo.

Nos reunimos todos en el punto de inicio, justo en un bar del pueblecito de Villa de Bulnes, degustando una cañita fresquita. Si no fuese por estos momentos… no merecería la pena el dichoso monte.

Cuando llegamos a los coches ya no había ninguno más que los nuestros. Serían sobre las ocho de la tarde, pero aun había luz. Quedaba una hora hasta la ducha y la cenita.

La mesa estaba dispuesta en “L”. Alguien sugirió que mujeres hacia un lado y hombres al otro. Craso error, al que se le ocurrió no conoce las costumbres de las féminas. Era imposible hacerse oír. Mantenían conversaciones a tres y cuatro bandas, como son multifunción…

El servicio es impecable. Rápidos, eficaces, dispuestos y siempre con una sonrisa en los labios.


Día 30/04/2017: 

Arcediano-Jocica. Hacemos la caminata que teníamos para el día anterior y habíamos cambiado por motivos climatológicos. También salimos sobre las diez de los coches. Apenas a un kilómetro del inicio del recorrido, comienza a llover. Tres congostreñas con miedo a encoger se dan la vuelta. Otra se vuelve remolona y patalea en el suelo: “yo no quiero ir”, dice al último que cierra el grupo. Éste le contesta como lo haría un pastor a una oveja remolona: “pasaaaa parribaaaaa”. La protestona va subiendo haciendo pucheros…

El paraguas no nos abandona durante casi todo el recorrido. Tuvimos todas las versiones de clima: lluvia, sol, viento, niebla y nieve.
Llegados a una parte alta, comenzó a nevar, justo igual que la otra vez que estuvimos. No la vimos, pero estoy convencido que tienen un resorte que al detectar intrusos, se activa y se pone a nevar. Son muchas casualidades.

En  la Senda del Arcediano, en el Collado Angón, hacemos una parada para tomar el plátano; mientras comíamos, un congostreño sin culo (por eso no puede permanecer sentado), se mueve entre las rocas y grita: “las encontré”. Dijo que había encontrado unas gafas que había extraviado cinco años antes. Todos le creyeron (pringaos). En la cena desmintió la bromita.

Llegamos a la Majada de Toneyo que, como todas en estos parajes, están preciosas de ver pero imposibles de subir. Conseguimos atravesarla hacia arriba y llegar a la frontera entre Asturias y León. Esta frontera está delimitada por un muro de piedra envidia de “Trump”. Tiene una cancilla de hierro atascada con unos “pedrolos” de la parte de León. Esto permite deducir que son los leoneses los que no quieren nada con los asturianos, ¿o no?

Permanecimos poco rato en la frontera, apenas lo que tardamos en cruzar unas palabras con otro grupo que coincidió en el mismo sitio. Conocían el terreno, incluso el punto donde había cobertura de móvil. Aquí dos congostreñas cuyo chasis ya no resistía, fueron endosadas al grupo ya amigo. Eso sí, con el encargo de no dejar mal a los compis. (Según supimos más tarde, un encanto de personas, muy considerados).

Sobre la una y media, llegamos a un hayedo. Nos sorprende que estos árboles crezcan integrados en las rocas. Salen de entre sus grietas y van incorporándose con sus raíces incluso con las mismas tonalidades.

Unos decían que era una cuestión de magia del lugar, otros que era una característica de estos árboles. La explicación es algo más sencillo: los árboles adultos van soltando la semilla, en forma de bellota,  en su área de influencia, y estas caen por todas partes, incluyendo las grietas de las rocas. Ahora se produce el milagro: los animales, comen todas las semillas que encuentran, y sólo permanecen a salvo las que han caído en las grietas de las rocas.

Sobre las dos y media comenzaba a berrear el famélico, estábamos llegando al refugio de Vegabaño. Algunos se tomaron un plato de sopa caliente otros un frío bocadillo. Los regentes del refugio se quedaron asombrados de la carga de estrés que había por terminar… a la salida, media hora más tarde, comenzaba a nevar. Salimos en dirección a Carombo.

Pasábamos por la ladera de una montaña, donde discurre a sus pies el rio Dobra, cuando comienza a nevar hacia arriba. Este milagro se debe a que el viento del valle levanta los copos y los mueve en remolino. Un congostreño se queda viendo el curioso efecto y pisa una piedra resbaladiza. En una mano el paraguas, en la otra un bastón: Abre los dos brazos y levanta una pierna, realiza un baile ritual para parar con el culo entre las hojas mojadas del suelo. Un compañero que venía más atrás haciendo fotos, capta el momento justo del ritual. Unos kilómetros más adelante lo repite, con una nueva versión.

Sobre las seis menos cuarto, estamos a la altura de la Presa de La Jocica que contiene al río Dobra. En un alto, se toman represalias a la falta de tiempo de la comida y se hace una sentada para tomar el resto del plátano que no dio tiempo a comer.

Nos dirigimos a central eléctrica de Restaño. Llegamos al coche que habíamos dejado antes para no tener que subir dos kilómetros por un camino de cemento. Daban las siete menos veinte cuando llegamos al Collado de Argón, punto de salida. Los conductores vuelven a recoger al resto. Mientras dos congostreños hacían tiempo, una  congostreña se aparta para aliviar la vejiga. Justo en ese momento alguien grita, !! mira,  una guarra !! La pobre se siente ofendida, pero es que  allí  mismo, muy cerca,  había una cerda con sus cerditos que había levantado la admiración del congostreño.

La bajada con los coches fue una odisea, íbamos sobrecargados y cansados. Llegados al punto de cruce, un congostreño observador dice: “para, para, es por ahí”, mientras indicaba el camino de la izquierda. El conductor hace caso omiso y continúa detrás del que iba delante. Casi entramos con los coches en un horreo del pueblo. Tuvimos que parar para asegurarnos de que había salida. El congostreño observador no desaprovechaba la ocasión para comerle la oreja al conductor con una sorna que domina a la perfección.


Día 01/05/2017: Los Lagos de Covadonga.

No pudimos ir a los Lagos porque era festivo y no estaban abiertos al público. Decidimos hacer una facilita para estar en el restaurante a la hora de comer.

Pasaban de las nueve y media cuando comenzamos a subir a unos metros del restaurante. La cuestecita no tiene nada que envidiar a las del Urriellu. El caminito está poco frecuentado y la vegetación campa a sus anchas. Subimos durante una hora y en un cruce de caminos con las cancillas abiertas, comenzamos a bajar. Nos paramos en un prado tirados al sol. Una moto era el único ruido que interrumpió nuestra paz. Seguimos bajando. Ante la duda, preguntan a un vecino que subía en un todoterreno. Debimos entender mal, porque después de bajar una empinada pendiente, nos topamos con una silvareda infranqueable.

Una vecina, que estaba percatándose de nuestro error, nos hace señales con la mano, indicando que retrocediésemos. Lo hacemos a regañadientes con la típica frasecita del pastor: “los últimos serán los… que se descojonen”.

Tomamos el plátano en un mirador dotado de una fuente. Hacemos varias fotos de grupo. Bajamos por un sendero entre prados, paralelos a la carretera. Pasaban de las doce y media cuando llegamos al restaurante, justos para la ducha y la comida.


Después de los abrazos, besos y despedidas…
Desde aquí… cada mochuelo a su olivo,

¡Hasta la próxima! Agur…


(1) Los titanes, según la mitología griega,  fueron los primeros dioses que reinaron en  el  Olimpo. Los mas conocidos son Gea ( Tierra )  Urano  (Cielo ) y Cronos ( Tiempo).